Sobre El Talibán

9 Mar

 

 

por Jonás Gómez

 

El talibán, conjunto de poemas visuales de Ezequiel Alemián, es un libro breve en cuyas 56 páginas los textos se encuentran en las páginas impares, ya que en las pares el espacio está reservado para el título de los poemas. Pese a esa brevedad el contenido es potente y los recursos que se encuentran son diversos, siempre partiendo de la aclaración hecha por Alemián en el inicio, premisa que orienta la lectura del libro: los textos que siguen fueron desarrollados a lo largo de varios años a partir de documentos públicos, oficiales y privados vinculados con el 11 – S y la ¨cuestión afgana ¨. Con esa anotación en la primera página se establece un protocolo de lectura delimitado, a partir de esa marca el recorrido será el de la confrontación del lector con la información.

 

Un elemento importante que se encuentra en El talibán es el de la identidad, el intento de esclarecer la identidad de posibles sospechosos: Fecha de nacimiento alternativa: 1937/ fecha de nacimiento alternativa: 1938/ fecha de nacimiento alternativa: 1939, etc, etc, etc. Al tratarse de un libro de poesía visual, ya en el poema-listado inicial queda claro que, además del trabajo con los textos, hay un trabajo conciente utilizando  la página como espacio vacío y el poema como mensaje a ubicar. En el segundo poema palabras y símbolos dispersos, ocupando toda la página, forman una suerte de figura en la que se percibe armonía, equilibrio entre palabra-objeto y espacio-hoja. En este caso la identidad que se rastrea es la de varios posibles sospechosos, sus pasaportes y zonas de paso por los respectivos puestos de control.

 

Pero no solo hay cuestiones relativas a la identidad, también hay líneas formando un dibujo que cubre una frase, o una serie de consonantes entre signos de interrogación, o palabras que aparecen como slogans de una estrategia militar ubicados en el centro de la página:

 

incursión impacto

 

enfoque objetivo                    intereses

 

despliegue táctica

 

Las operaciones que se emplean son diversas y el libro se construye a partir de datos: las notas al pie de página de un corresponsal de guerra, el link tipeado a una carta abierta a los Estados Unidos, escrita por Bin laden, un listado de presos en la prisión de Guantánamo, el fragmento ampliado de un informe del Banco Central de Argentina que incluye un círculo en blanco, también alojado en el centro de la página, que quizás pueda remitir a los informes clasificados.  En otra de las páginas se encuentra el fragmento de un listado de ministros que da cuenta del nivel educativo alcanzado, de señas particulares, también de los cargos ejercidos. Informes, listados de nombres y códigos, aunque todos estos datos fueron ingresados en un procesador de texto, con mayor o menor nivel de intervención, la intención parece ser la de confrontar al lector con fragmentos de información en estado puro, extraída directamente de las fuentes, buscando reproducir el efecto de un comunicado oficial.

 

En cuanto a los textos con los que el lector puede tener una identificación más inmediata como poema se encuentran las últimas palabras de la azafata Madelaine Sweeny, a la que imaginamos en uno de los aviones del 11 de septiembre : estamos/ volando bajo. Estamos/ volando muy, muy bajo. Estamos /volando demasiado bajo. Oh, dios mío. Estamos/ demasiado/ bajos. Este es el único caso en el que aparece la voz de la víctima occidental,  el enfoque de El talibán parece estar orientado hacia lo que se plantea como victimario, un Otro producto de la cultura occidental.

 

Con todos estos elementos en juego Alemián reconstruye una serie de eventos evitando descripciones concretas, lo que hace es estructurar la configuración de un entorno que da cuenta del objetivo político central. Por momentos parece apostar a la saturación, al desconcierto frente a datos que se transmiten como neutros pero que transportan la carga de referirse a tragedias reales. Al tratarse de un libro de poesía visual hay una cuota extra de demanda para con el lector, pero si en el trayecto se calibra la percepción, algo fuerte persiste cuando concluye el libro.

 

—-

El talibán

Ezequiel Alemián

Imprenta Argentina de Poesía

2008

56 páginas

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s