Subrayado: Jean Lorrain

13 Ago

por Paula Peyseré 

 

 

 

Y sin embargo es necesario que parta, de otro modo volvería a enfermarme en este París fantasmagórico y atormentado de noviembre; porque lo misterioso de mi caso es que me aterroriza no ya lo invisible sino la realidad.” ¿La realidad? Y como yo intencionalmente hacía hincapié en las palabras, un poco desconcertado por esa úlma confesión, Serge repitió, destacando cada sílaba: “¡La realidad! Es en la realidad donde me vuelvo visionario. Son los seres de carne y hueso que encuentro en la calle, es el caminante, hombre o mujer, incluso la gente anónima de la muchedumbre con quienes me codeo los que se me parecen en actitudes de espectro, y son la fealdad y la misma insignificancia de la vida moderna las que me hielan la sangre y me llenan de terror.

de Relatos de un bebedor de éter 

Caja Negra 

Pág 82

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: