Formas de lo real

19 Oct

por Gabriel Cortiñas

 

 

 

no fábulas de Eduardo Rezzano está compuesto por tan solo catorce poemas y una serie de ilustraciones a cargo de “Peca”. En este caso, lo magro del poemario se apoya en la cuidada edición, que junto con las imágenes, componen algo cercano al libro objeto.

Una de las entradas posibles al texto es lo contranatura, aquello que viene a denunciar esta suerte de fábulas negadas –o meras realidades– con el disfraz del relato más “irreal” que acuña cualquier infancia. Así, vemos un esturión que cae en la tentación de comerse a su propia descendencia o manufactura: “El esturión visita sus/ huevos dos veces al año// La primera en la factoría/ iraní/ la segunda en un banquete/ al que se lo invita”, o “El camello con su cara/ de camello/ repetía para sí// no tengo sed no tengo sed// pero ya había dejado de/ intentar erguirse sobre/ sus patas/ y la arena empezaba/ a cubrirlo”, o el híbrido mitad erizo mitad marmota que pide morir para no dar testimonio de la degeneración de su propia colectividad, o incluso, el funeral sin cuerpo: “Acudí a mi funeral/ pero contra lo presumible/ yo no iba en el cajón”. Lejos de aquellos relatos infantiles moralizantes que alejaban al animal de lo animal –personificándolo– para intentar acercar al hombre-lector a aquello que se suponía era su “natural bienestar”, como su título lo indica, los poemas de Rezzano se sostienen en la crítica de toda verdad, más que fábulas distorsionadas, apelan directamente a lo real.

El poema titulado “En el bosque”, presenta la anécdota entre una ardilla y una serpiente ambas llamadas “Oligopol” que desnuda el campo de fuerzas de una economía ajena a la palabra que la nombra. Un aparente equilibrio que no es tal, ya que son dos, se dice, y las dos comen de la misma terrina, pero el día en que una ejerce el poder que tiene expulsando a la tocaya, cae el velo de la fábula hacia lo real. No había lugar para las partes sino monopolio: “Te guardé rencor y avellanas/ te guardé rencor y avena enrollada/ dijo Oligopol la ardilla todavía/ puedo compartirlo todo.”

El pragmatismo de la política moderna es otra de las lecturas posibles que suscita el texto. Como el patito feo versión cegetista que: “taló indiscriminadamente especies/ protegidas y se hizo fuerte/ bajo la camisa leñadora (…) Su cogote ahora grueso/ no invitaba a discusiones/ pactó con los osos (…) y dijo si me queda/ una pluma de cisne/ con ella redactaré/ mis memorias.” o el hipopótamo demagógico que haciendo uso del relato oficial se permite una transformación hacia el ser más leve –una mosca– dejando escritas las páginas de su propia epopeya.

Los poemas de Rezzano hablan también del cuerpo, de los cuerpos que llevan la inscripción de una experiencia. Protagonista indiscutible de la política moderna, el cuerpo es el espacio a disputar para un cardumen de atunes “sadocientíficos” que encantan con una rima a toda una población poniéndolos a disposición de los laboratorios. Como el trabajador que tiene a su fuerza de trabajo como única moneda –devaluada– de cambio; los animales de no fábulas tienen como lo único y mejor a su cuerpo: aquello que los condena es lo que los salva. Los animales tienen su razón de ser en el texto a partir de lo que el cuerpo representa; y es en él dónde se inscribe la historia. Como el cuerpo torturado de Mr. Egg en el poema “La espera”: “Aun si pasara la noche/ sin novedades/ si amaneciera sin que/ lo mataran// seguiría esclavo de/ su vergüenza.”

En el comienzo del libro hay una frase que propone a la poesía como vía de escape de lo humano, un devenir animal quizá. Pero no, los poemas de Rezzano tienen algo de lo verdadero, de lo crítico, en lo humano. Los animales de no fábulas son demasiado humanos. Un litoral marítimo se adentra tierra adentro para “conocer”, pero regresa decepcionado: “…llevándose/ vacas ovejas/ caballos bayos pastores y aldeanas/ todos con el vientre hinchado/ flotando tiesos bajo el atardecer.”

—-

no fábulas

Eduardo Rezzano

Vox

2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: